Se lanza la versión 0.3.0.0 de diaspora*

Diaspora*

Para comenzar el 2014 de buena manera, nos complace anunciar el lanzamiento la version 0.3.0.0 de diaspora*. Queremos agradecer enormemente a las veintinueve personas que colaboraron—con 255 commits—para hacer posible este lanzamiento.

Estos son las mejoras más importantes:

  • El contenido oEmbed ahora está disponible en dispositivos móviles.
  • Es posible ignorar a un usuario desde su página de perfil.
  • A través de la página de «contactos» se podrá acceder a las acciones sobre los aspectos; tales como: gestionar, establecer la visibilidad, eliminar, etcétera.
  • Los pods son capaces de compartir estadísticas. Esta función aún está en progreso. Hasta que se publique un compendio en el sitio oficial del projecto de diaspora* será posible consultar este sitio, creado por Jason Robinson. Nota: esta característica es opcional. No se reunirán estadísticas en tu pod al menos que elijas participar.
  • La interfaz de «conversación» (mensajes privados) se ha rediseñado y mejorado.
  • Se ha actualizado a Ruby 2.0 y Sidekiq 2.17, lo que se traducirá en una mejora en el rendimiento.
  • Además de decenas de bugs que se han solucionado, lo cual mejorará la experiencia de los usuarios. El registro de cambios está disponible en Github.

Publicado originalmente en la cuenta oficial de diaspora*.
Créditos de la imagen: arlo gn.

El Partido Pirata de Estados Unidos intenta evadir la vigilancia de la NSA

US Pirate PartyEl Partido Pirata de los Estados Unidos planea crear una red social que permita a los norteamericanos comunicarse sin ser espiados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA); según comentó uno de los «capitanes» del partido en una entrevista con Business Insider.

Como muchos de los partidos no oficiales, el Partido Pirata apoya algunas ideas poco comunes. Pero con el tumulto que rodea al programa de vigilancia secreto de la NSA, conocido por el nombre clave PRISM, uno de sus objetivos parece estar en la mente de todos: la privacidad en línea.

La «capitán» (propiamente dicho, presidente del comité nacional) Lindsay-Anne Brunner aseguró que el Partido Pirata comenzó a considerar la creación de una nueva red social hace un par de semanas. Los Piratas incluso publicaron un mensaje en Facebook, solicitando que se uniesen a la causa otros «tripulantes» con conocimientos de informática.

Diaspora*Brunner comentó que el grupo planea seguir el modelo de la red social Diaspora*, creación de un grupo de estudiantes de la Universidad de Nueva York, que se convirtió en realidad gracias a Kickstarter. Diaspora* hace uso del protocolo Secure Sockets Layer (SSL), un método para cifrar la comunicación en el Internet. En términos accesibles para usuarios comunes, cualquier sitio que solicita información personal seguramente utiliza SSL.

Ahora, la NSA es capaz de decodificar el SSL, pero únicamente si la empresa en cuestión filtra la clave. El Partido Pirata de los Estados Unidos, por supuesto, no haría esto con el sitio web de su propia red social.

Facebook SpyAún así, Facebook y Google niegan tener conocimiento alguno sobre el programa PRISM. De tal suerte que la pregunta fundamental permanece: ¿puede la NSA violar el SSL sin permiso?

Antes de que Diaspora* fuese siquiera lanzada, el sitio adquirió el estado de «salvador» en línea. Pero el rival de Facebook —a la vista de algunos— se desplomó. Los Piratas tienen una dura tarea por delante: crear una plataforma social a prueba de la NSA, y luego, lograr que la gente se «suba a bordo».

Publicado originalmente por Christina Sterbenz en Business Insider.

Lanzamiento de Diaspora v.0.1.0.0

La versión 0.1.0.0 de Diaspora está finalmente disponible, la cual incluye cambios interesantes: tanto en la experiencia del usuario, como en cuestiones de administración.

En este lanzamiento se incluyen 192 commits provenientes de treinta contribuyentes, así como 66 pull requests incluidas. Para obtener una mejor idea sobre las modificaciones realizadas, se puede consultar el registro de cambios.

Dentro de las nuevas características se incluye la posibilidad de añadir información sobre la ubicación del usuario en las publicaciones; dicha función es opcional, y no está habilitada por defecto. La posibilidad de tener una vista previa de las publicaciones también se incluye en esta nueva versión; es decir, ahora la interfaz contará con un botón que permita observar cómo se verán los mensajes antes de publicarlos.

Una de las adiciones más destacadas es la «navegación con teclado». Con la inclusión de esta característica, será posible desplazarse en la «Entrada» con las teclas J y K (para navegar a la siguiente/previa publicación), la tecla L (marcar como «me gusta»), y por último la tecla C (ingresar un comentario).

La versión móvil del sitio también ha experimentado considerables cambios, haciendo que esta sea más completa en cuestión de funciones. De tal suerte, utilizar Diaspora* por medio de un smartphone será más sencillo y cómodo que nunca.

En cuanto a los cambios técnicos se puede mencionar  el reemplazo de Resque por Sidekiq, lo cual permitirá a los servidores procesar tareas en segundo plano de manera mucho más eficiente, a la vez que se mejora el consumo de memoria.

La versión 0.0.3.0 de Diaspora ya está disponible

Finalmente hoy se lanzó la versión 0.0.3.0 de Diaspora*, dentro de los cambios se incluyen:

  • Soporte para incrustar contenido desde nuevos servicios, tales como Instagram, SoundCloud y Flickr.
  • Notificación sobre el progreso al cargar imágenes.
  • Se añadió la posibilidad de contactar al administrador del pod.
  • Ahora se mostrará la versión del pod en el pie de página.
  • Se añadieron imágenes a las notificaciones.
  • Se hicieron mejoras a la versión móvil.
  • Las hovercards se han implementado de nuevo. Al colocar el cursor sobre un usuario, se mostrará una versión pequeña de su perfil:

    Diaspora* hovercards

Para conocer la lista completa de novedades en la nueva versión, puedes consultar el registro de cambios en GitHub.

El cofundador de Diaspora ayuda a otros startups de Kickstarter

Maxwell Salzberg y Rosanna Yau.

Pocas personas saben tanto sobre la alegría y el estrés que representa tener una campaña exitosa en Kickstarter como Max Salzberg. Uno de los cofundadores de Diaspora, la red social libre que recaudó doscientos mil dólares en Kickstarter, en 2010, convirtiéndose en el mayor éxito de la financiación en masa hasta el momento.

Más tarde, sin embargo, Salzberg y su equipo han batallado para realmente construir y dar forma al servicio. Cuando lanzaron la versión alpha, a finales de 2011, Google ya había creado Google+, acaparando gran parte del estruendo de Diaspora. A finales del verano pasado, los fundadores decidieron otorgar el control de Diaspora a su comunidad, y comenzaron a trabajar en una herramienta de mezcla de contenido basada en imágenes, llamada Makr.io.

Ahora, Salzberg ha cambiado de rumbo nuevamente, y está por lanzar un nuevo proyecto llamado BackerKit, que tiene como finalidad ayudar a las campañas de Kickstarter a mantener a sus contribuyentes contentos: algo con lo que el equipo de Diaspora ha tenido dificultades por momentos.

BackerKit brinda a los startups una manera simple de manejar el proceso de enviar recompensas a aquellos que apoyaron el proyecto en Kickstarter. Los startups pueden rápidamente invitar a todos sus partidarios a crear cuentas en BackerKit, lo cual actúa como una línea directa de comunicación entre la compañía y el contribuyente, una vez que la campaña ha llegado a su fin. Aquellos que financian la campaña pueden utilizar el servicio para actualizar su información de envío postal, y sus preferencias relativas a las recompensas, enviar mensajes a los fundadores, y mantenerse al tanto del progreso de la compañía. Mientras tanto, para los startups, es posible usar el servicio para rastrear las preferencias de sus contribuyentes en tiempo real, y organizar toda la información personal para minimizar la labor de tratar con vendedores y centros de satisfacción.

Salzberg comenta que esta idea se le ocurrió después de que el New York Times publicara un artículo en septiembre, acerca de las complicaciones que sufren los emprendedores luego de recaudar exitosamente el dinero en sitios de financiación colectiva, como Indiegogo y Kickstarter. Mucha gente se enfoca en el proceso de recaudación, pero el proceso de realización que viene después es, posiblemente, lo más difícil.

Como Diaspora —dijo Salzberg a Mashable—, fuimos realmente el primer gran proyecto en Kickstarter, y se cometieron muchos errores. De alguna manera fuimos el parabrisas para Kickstarter.

Decidió aplicar aquello que había aprendido de su experiencia en Kickstarter, para ayudar a otras campañas exitosas.

Kickstarter está muy optimizado para asistirte en la recaudación de dinero, pero únicamente te brinda una lista de las personas que donaron, y eso es todo. Pero hay muchas otras sutilezas.

Salzberg ha trabajado en construir BackerKit desde hace un mes, aproximadamente, junto a Rosanna Yau, diseñadora de Diaspora. El dúo decidió lanzar la herramienta ahora, en parte a causa de una serie de artículos en CNNMoney, acerca de cómo la mayoría de los proyectos más respaldados en Kickstarter fallan en cumplir su fecha límite, lo cual renovó los debates sobre las dificultades acerca del modelo de financiación en masa.

Salzberg no es el único que está pensando acerca de herramientas para manejar de mejor manera las campañas de Kickstarter. Soma, una compañía de filtros de agua, hizo público recientemente un panel de control gratuito para Kickstarter, que brinda a los startups una manera sencilla de rastrear la información de sus ventas, así como las menciones sociales para sus proyectos, en un solo lugar. Kickstarter, por su parte, provee algunos datos métricos sobre ventas y tráfico para las campañas, aunque Salzberg se está enfocando primordialmente en ayudar a los proyectos populares de Kickstarter una vez que la campaña ha finalizado.

Backerit

BackerKit se encuentra actualmente en fase beta, y su creador planea elegir manualmente algunos proyectos de manera inicial, mientras que la herramienta comienza a darse a conocer, antes de que esté abierta para más compañías. Afirma que incluso podría lanzarla en Kickstarter para ayudar a financiarla, mientras evoluciona.

Charlamos con Salzberg acerca del aprendizaje que ha tenido con su propia campaña de Kickstarter, le preguntamos si aún está involucrado en sus dos compañías anteriores, y su opinión sobre el estado actual de Diaspora.

Preguntas y respuestas con Max Salzberg, cofundador de Diaspora

¿Por qué decidiste lanzar esta herramienta?
Kickstarter está optimizado para ayudar en la recaudación de dinero, pero únicamente te brindan una lista de donantes. Hay muchas otras sutilezas. Lo que ocurrió con nosotros —y lo que sucede con muchos otros proyectos es que acuden a Kickstarter—, es que se trata solo de tres chicos que desean crear algo, pero en realidad no están preparados para brindar soporte al usuario. No es que no quieran. Kickstarter ha innovado completamente la manera en la que se hace dinero, pero la parte que tiene que ver con la ejecución es la misma. Realmente creo en Kickstarter. Cambió mi vida para bien. El resultado ha sido la montaña rusa más alocada de mi vida.

¿Aún estás involucrado con Diaspora, o eso ha quedado atrás por completo?
En el día día me encargo más de cuestiones administrativas. Obviamente manejamos donaciones. Intento aplicar un «enfoque de no intervención». Porque comenzamos a involucrar a más gente, otras personas tienen una visión distinta sobre que lo desean hacer, y hasta cierto punto es diferente a lo que Dan [Grippi, cofundador de Diaspora] y yo teníamos en mente. En vez de ser un idiota, y decir: «no estoy de acuerdo con eso»; es mejor decir: «eso está bien, tú quieres que sea así, por mí no hay problema». Sigo ahí, y de vez en cuando alguien dirá: «¿cómo está implementado esto?». Es un rol de asesoramiento. Nunca me lo podrán quitar. Seré siempre el fundador.

Mirando hacia atrás, ¿qué opinas de lo que ha sucedido con Diaspora?
Se suponía que Diaspora fuese solo un proyecto tonto, el cual puse en mi currículo para el verano. Es aún la comunidad social basada en software libre más grande en el mundo. Estoy muy orgulloso al respecto. En realidad creí que sería algo que haría con mis amigos mientras comíamos pizza.

¿Cuál es el estatus de Makr.io en el momento? ¿Todavía estás involucrado con ese proyecto?
Hay un montón de gente disparatada que lo utiliza, y es distinta comparada con las personas que usan Diaspora. En algún momento llegamos al punto en que tuvimos la idea para BackerKit, y pensamos: «¿qué hacemos?». Soy una persona social, y me gusta la idea de trabajar en algo que sea un poco más tangible, y resuelva problemas un poco más discretos para la gente. Aún existe. Podríamos haber creado algo más complicado, o haberlo cambiado, pero creemos que es divertido tal como es. Es algo sencillo, y un poco extraño. Es lo que es. Y ahí está.

Basado en tu experiencia llevando a cabo la campaña de Diaspora en Kickstarter, ¿qué consejo le darías a otros proyectos de financiación colectiva?
Lo que considero más importante para el éxito de un proyecto es únicamente tener ese entusiasmo realmente honesto, simplemente querer en verdad hacer algo por el hecho de hacerlo. Eso hizo de Diaspora algo tan exitoso, y que resonara con tantas personas. No queríamos más que crearlo, y la gente nos dio la oportunidad. Sin duda no fue el camino perfecto, pero no creo que lo cambiaría por nada más.

Publicado originalmente por Seth Fiegerman, en Mashable.
Imágenes cortesía de Max Salzberg y BackerKit.